Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

El Frontón Recoletos obra del ingeniero Eduardo Torroja y llevado a la práctica en colaboración con el arquitecto Secundino Zuazo, se situaba en la calle Villanueva de la ciudad de Madrid y su peculiaridad se encuentra en la solución dada a la cubierta del recinto que consistía en dos cilindros, cuya sección estaba formada por dos arcos circulares asimétricos que se cortaban perpendicularmente, cubriendo el más grande la zona de juego y parte del graderío bajo y el más pequeño el graderío alto. Cubría un espacio rectangular con unas dimensiones de 55 m de largo por 32,5 m de ancho y los únicos puntos de apoyo eran el muro lateral por un lado y la estructura de los graderíos por el otro conformándose con una lámina de hormigón armado de 8 cm. de espesor.

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Para cubrir los requerimientos de iluminación natural se recurrió a dos grandes lucernarios longitudinales orientados hacia el norte y con una inclinación tal que impidiese la entrada directa del sol al recinto, para que no se pudieran deslumbrar los jugadores. Estos lucernarios, formados por celosías constituidas por triángulos equiláteros de hormigón armado, de 140 cm de lado y 17x30 de sección, estaban situados uno en la unión de ambas bóvedas, para iluminar la zona de juego y el otro, para iluminar la zona de público, en el apoyo lateral de la bóveda pequeña.

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

El frontón disponía de 2.250 asientos que se distribuían entre la planta de cancha, de palcos y de galería, y se complementaban con las llamadas localidades de “paseo” hasta un total de 2.850. Estos usos se complementan con una sala de quinielas –apuestas– y un bar, ubicados en la planta sótano y de palcos, respectivamente. En el volumen contiguo, finalmente ejecutado después de la contienda civil española, en una secuencia sucesiva desde la planta inferior hasta la más alta, se dispone la cocina y sus servicios, el restaurante, la sala de té, y finalmente la vivienda del conserje. El otro volumen, conformando la esquina de las calles Villanueva y del Cid, acoge los accesos principales a la cancha de juego en la planta baja, así como las dependencias administrativas de la empresa en las plantas superiores.

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

El conjunto establece una íntima fusión de forma, función y estructura mediante un ejercicio gimnástico de equilibrio entre el alzado académico tradicional, la planta funcional y la sección tecnológica que determina, a través de un doble alarde estructural, el carácter representativo del edificio. Mientras que las láminas de hormigón armado son la manifestación evidente de uno de los principios invariantes de la arquitectura, salvar la mayor distancia posible con una luz estructural única mediante la menor cantidad de material posible, las vigas de gran canto con las ménsulas del graderío son el reflejo de la desmaterialización de los elementos físicos de soporte con una intencionada ocultación de la estructura intuida.

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

El edificio se terminó en 1935, pocos meses antes del comienzo de la Guerra Civil española, en la cual el edificio sufrió varios impactos directos que abrieron agujeros en la cubierta. En 1973 se llevó a cabo la demolición total del edificio, una de las piezas arquitectónicas españolas más relevantes del siglo XX, y en la actualidad se levanta un bloque de viviendas en su lugar.

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar

Antiguo frontón Recoletos en Madrid | Eduardo Torroja + Secundino Zuazo | Cubierta laminar